Es practicamente imposible llegar a ver en estas hermosas hembras un rastro cualquiera de su condición masculina, aunque sus cuerpos todavía tienen polla. Tan sólo después de verlas desnudas, podrás darte cuenta del trabajo que la madre naturaleza a llevado a cabo. Que luego la naturaleza esté deformada por una polla, ya es otro tema. Ya se trata ahí de ver que la unión entre hombre y mujer es tan sólo una posibilidad en una escala de infinitas alternativas…