El corrupto mundo del fútbol italiano llega a su punto culmen. El centuria consigue vender el club al príncipe de Jordania para después desatar una campaña de desprestigio relacionado con los dopajes de los jugadores. Todo ello jalonado de voluptuosas mujeres dispuestas a todo para alcanzar sus objetivos. Interesante entrevista final a Carlo Petrini, el jugador de los años 60, autor del libro del escándalo del dopaje.